lunes, 27 de febrero de 2017

Lo que de verdad importa



Hace unas semanas vi anunciada la nueva película de Paco Arango, Lo que de verdad importa. Inmediatamente supe que iría a verla. No sólo porque es una película benéfica, cuya recaudación se destinará a niños con cáncer, o porque el tráiler parecía mágico y prometedor, sino también porque me dejó pensando sobre qué es lo que de verdad importa.

Supongo que cada persona, dependiendo de sus circunstancias, tiene su propia respuesta a eso. Yo, tras salir de ver la película, me quedé pensando en la mía. Y puedo decir que, para mí, lo que de verdad importa, lo único que de verdad -de verdad- importa, es amar. Y cuando hablo de amar no me refiero a la pareja, que también. Cuando hablo de amar me refiero a levantarte por la mañana y decidir sonreír. Cuando hablo de amar me refiero a ver – realmente VER - a todas y cada una de las personas con las que te cruzas durante el día. Me refiero a hablar con amabilidad, a escuchar con atención, a reconocer con cariño. Cuando hablo de amar me refiero a apreciar, a comprender, a agradecer. Para mí, amar es, como decía el gran José Luis Martín Descalzo, “tener el corazón líquido”, desbordado de ternura. Por todo. Y por todos.

No voy a explicar de qué va la película. Os recomiendo ir a verla. A mí, Lo que de verdad importa me gustó. No soy crítica de cine pero salí de la sala alegre, positiva y feliz. No sé nada sobre técnicas cinematográficas pero sí sé que hay cosas que me dan buen rollo y me abren el corazón. Esta película lo hizo. Gracias, Paco Arango.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario es una buena noticia...